Geolocalización e interactividad, ¿por qué son necesarias en publicidad exterior?

Estamos ante una evidente y constante transformación digital que ha llegado a repercutir en diferentes ámbitos, uno de ellos es el de la mercadotecnia y la publicidad, las cuales se benefician de esto y emprenden tácticas con mayor nivel de éxito. 

Innovaciones como la geolocalización han sido tomadas a favor por distintas marcas, incluso, han surgido compañías completas a partir de ella, como por ejemplo la red social Swarm. Sin embargo, existen otras que basan algunas de sus operaciones en ella y brindan un servicio de localización constante que llega a ser efectivo en cuanto a prácticas de publicidad exterior.

Gracias a ella han surgido términos como el real time bidding, que impulsa anuncios publicitarios personalizados gracias a la localización del consumidor, lo cual impulsa la visita de éste al punto de venta gracias a la distancia que está y el producto promocionado. 

De tal forma, los anuncios publicitarios que interactúan con el consumidor también tienen peso en la industria de la publicidad, pues su efectividad alcanza a numerosos consumidores, además de que no requiere de tanta inversión al comparar con otras formas publicitarias. 

Marcas como Kit Kat ha apostado por él bajo el nombre “Have a seat”, el cual consistió en un mupi gigante con un muro horizontal en la parte media para que los transeúntes se sentaran en él, al hacerlo se volvía acreedores de un obsequio de la compañía.



Por lo tanto, los profesionales de la industria deben contemplar que las innovaciones en tecnología no están lejanas de los anuncios de publicidad exterior, ya que conforman un importante punto de contacto y comunicación bidireccional con los consumidores. 


En Publica Holding buscamos que nuestros clientes lleguen a su público meta de la forma más innovadora y sobresaliente posible, por lo que contamos con diferentes canales de publicidad exterior que con ayuda de innovaciones tecnológicas, llegan a impactar en el mercado. 

SOLICITA UNA COTIZACIÓN